By Inger Wolf

«Ésta es una novela policiaca, que combina el mejor suspense psicológico con l. a. clásica novela de detectives» Libros que voy leyendo

En el extrarradio de l. a. ciudad danesa de Ahrus, tras una tormenta hallan a un niño de ocho años muerto dentro de un riachuelo, presumiblemente por asfixia. Aunque en un primer momento todo apunta a un asesinato de cariz sexual, los restos de quemaduras en el cuerpo del cadáver llevan a l. a. policía a indagar más y a buscar el lugar donde haya rastros de un incendio reciente.

Extrañamente, los padres de los angeles víctima, ocultan algo y, además, el caso de un chico ahogado en ese mismo río treinta y cuatro años atrás podría estar relacionado con l. a. investigación de los angeles muerte de Lukas.

En Hielo y cenizas Inger Wolf vuelve a combinar el mejor suspense psicológico con los angeles clásica novela de detectives y consolida, con el introvertido detective Daniel Trokic, de origen croata, y l. a. joven Lisa Kornelius, especialista en informática, una pareja de protagonistas que comparte una inquietante relación profesional.

Show description

Quick preview of Hielo y cenizas (Novela negra) PDF

Similar Thriller books

Seawitch

The story of homicide and revenge set on a distant oil rig, from the acclaimed grasp of motion and suspense.
SEAWITCH the large oil-rig is the hub of a very good empire, the satisfaction of its billionaire proprietor, Lord worthy, predatory and ruthless, has clawed his strategy to nice wealth. Now, he cares for under issues - Seawitch and his high-spirited daughters. One guy understands this: John Cronkite, trouble-shooter for the world's most sensible oilmen and Worth's ex-victim, is spoiling for revenge. in a single terrifying week, Worth's international explodes.

Night Without End

From the acclaimed grasp of motion and suspense. the best-ever vintage. An airliner crashes within the polar ice-cap. In temperatures forty levels less than 0, six males and 4 girls live on. yet for the individuals of a distant medical learn station who rescue them, there are a few sinister inquiries to resolution – the first one being, who shot the pilot prior to the crash?

Violent Ward

If the US is a lunatic asylum, then California is the Violent Ward. Mickey Murphy is a felony attorney with an workplace in LA’s downtown low-rent district, an ex-wife who bleeds him for funds, consumers who could plead the 5th modification in the event that they may well count number that top, and an unrequited ardour for his wealthiest client’s spouse.

Only When I Larf

The 3 self assurance tricksters - blokes and a chook - had a mode that earned them hundreds of thousands. Silas was once the chief, slick and confident – yet upset. Bob was once the junior accomplice, eager for the open street the place pickings have been wealthy and the dwelling was once effortless. And Liz, Silas’ mistress, was once… in among.

Additional info for Hielo y cenizas (Novela negra)

Show sample text content

Con un grito de frustración lo estrelló contra el suelo. Al oír un ruido sordo y fuerte que procedía de lo alto de los angeles escalera, dio un respingo. Tragó saliva. Alguien acababa de pisar los angeles trampilla, estaba completamente segura. Aquel sótano estaba plagado de pruebas: los angeles cartera, el sedal, quizá hasta huellas dactilares. Quien fuera debía de estar extraordinariamente interesado en bajar a deshacerse de ellas. Escudriñó l. a. oscuridad que l. a. rodeaba en busca de un arma con los angeles que defenderse en caso de que llegara a ser necesario. No había nada. De pronto miró hacia arriba y olfateó. Empezaba a extenderse un olor extraño y por un momento se sintió confusa y mareada. Luego descubrió que por uno de los bordes de los angeles trampilla se estaba filtrando un líquido que goteaba escaleras abajo. l. a. madera empezaba a empaparse lentamente. No cabía duda alguna. Olía a gasolina. fifty three Mårslet empezaba a salir de su letargo invernal. El hielo iba retirándose de calles y jardines y en algunos lugares se oía ya el canto cauteloso de los mirlos mientras coches y ciclistas volvían a aventurarse a salir no sin cierto escepticismo. Contempló el anejo de Skellegården sin poder evitar preguntarse qué secretos ocultaría. Durante el registro de los angeles casa, los colegas de Trokic habían encontrado una puerta a l. a. oscuridad, pero ¿encontrarían también los angeles respuesta que andaban buscando? –¿Cómo se puede hacer algo así? –le había preguntado Jasper Taudrup a los angeles profesora cuando dos policías los angeles llevaban esposada hacia el coche patrulla que l. a. aguardaba. Los labios de Jonna Riise se curvaron hacia arriba en una sonrisa altiva al tiempo que los músculos de su rostro amenazaban con dejarse llevar por los angeles rabia que se agitaba bajo los angeles superficie. –Un día decidí librarme de esa palabra tan superflua llamada ethical. Es un concepto desagradablemente dependiente de l. a. sociedad. Se retorcía tanto entre los agentes que se le abrió los angeles blusa dejando expuesta al frío aire invernal una cicatriz que se extendía por sus pequeños pechos como una multitud de manchas en relieve. –Es asqueroso –replicó Taurup–. Y encima una profesora. Trokic decidió ignorarla y entrar en los angeles casa con Jasper pegado a los talones. period más fría de lo que recordaba, aunque period posible que se debiera a que se había quedado abierta una ventana que daba al jardín. Morten Lind, al frente del registro, salió a su encuentro. –Un golpe de suerte –comentó, aunque no se percibía alegría en su mirada. El comisario miró hacia los angeles alargada mesa del salón y tragó saliva. –Hemos encontrado las fotos en un altillo, metidas en una caja. En realidad, sólo queríamos examinar los angeles habitación del crío, pero hemos tropezado con el altillo y hemos pensado que period mejor verlo también. los angeles verdad es que l. a. orden solamente incluía el dormitorio, pero hemos considerado que el altillo formaba parte de él. Son fotografías de sus hijos –murmuró con aspecto de ir a vomitar de un momento a otro. Lind llevaba poco tiempo en los angeles policía judicial y Trokic dudaba de que hubiera tenido que enfrentarse a ese tipo de imágenes en toda su vida.

Download PDF sample

Rated 4.19 of 5 – based on 26 votes