Tercer libro de los angeles serie Artemis bird, bestseller número uno de The big apple Times

Espero, humano, que con solo oír mi nombre un escalofrío recorra tu cuerpo

Si no, pregúntales a las criaturas mágicas o a las que viven en el Ártico quién soy; seguramente formo parte de sus pesadillas más temidas, y eso a mí me gusta. Fui el primer humano que se enfrentó a los seres subterráneos y conseguí lo que quería: oro y algún secreto más. Ahora todo parece volver a los angeles normalidad: he rescatado a mi padre y mi madre está empeñada en que seamos una familia general. Me queda poco tiempo para mi última maniobra. No sé si ni siquiera te mereces saber cuál es: pero, bueno, hoy me siento especialmente generoso, así que adelanto que voy a chantajear a un mogul de l. a. tecnología de l. a. comunicación con un invento –mío, evidentemente– el cubo B. Y, ahora, ¿qué esperas para empezar a leer?

Show description

Preview of El Cubo B = The Eternity Code (Artemis Fowl) PDF

Best Fantasy books

A Thief in the Night: Book Two of the Ancient Blades Trilogy

Den of Thieves brought an exquisite new fantasist to the area: David Chandler. With A Thief within the evening, he maintains the saga of younger cutpurse Malden, whose one tragic mistake has marked him for both doom or glory if his success holds out. delusion enthusiasts who on a regular basis consume the works of Brent Weeks, Scott Lynch, and Joe Ambercrombie—and fanatics of the action-packed epic delusion of George R.

Neverwhere: Author's Preferred Text

Nationwide BestsellerSelected as one in all NPR’s most sensible a hundred technological know-how Fiction and myth Books of All TimeThe number 1 ny instances bestselling author’s final version of his wildly profitable first novel that includes his “preferred text”—and together with his new Neverwhere story, “How the Marquis bought His Coat again. ” Richard Mayhew is a tender guy with an excellent center and a regular existence, that is replaced endlessly while he stops to assist a lady he unearths bleeding on a London sidewalk.

In a Glass Grimmly

Take warning forward! if you happen to dare, subscribe to Jack and Jill as they embark on a harrowing quest via a brand new set of stories from the Brothers Grimm, Hans Christian Andersen, and others. stick to alongside as they input startling new landscapes that could (or won't) be frightening, bloody, terrifying, and altogether precise during this hair-raising better half to Adam Gidwitz’s broadly acclaimed, award-winning debut, A story darkish & Grimm.

A Wizard Alone: The Sixth Book in the Young Wizards Series

Whereas Nita grieves over her mother's dying, equipment tackles a problem as risky because it is unusual: Rescue a tender wizard who has vanished on his first task. This new wizard is not like any other--he's autistic and he is a mystical prodigy. His strength is gigantic. Now equipment and his puppy, Ponch, needs to song down the lacking boy earlier than the Lone strength reveals him.

Extra info for El Cubo B = The Eternity Code (Artemis Fowl)

Show sample text content

Puede que el señor Blunt sea grande, pero podría partirle el cuello con solo chasquear los dedos y entonces no habría nadie que se interpusiese entre nosotros, y créame, usted no quiere que eso suceda. Spiro desplegó una sonrisa sobre sus dientes manchados de nicotina como una cucharada de melaza. –Bueno, yo no diría que no habría nadie entre nosotros. Y entonces Mayordomo tuvo esa espantosa sensación, l. a. sensación que experimentas cuando una docena de miras de pistolas láser te apuntan al pecho. Les habían tendido una trampa. De algún modo, Spiro había conseguido ser más hábil que Artemis. –Oye, chicken –dijo el americano–, �cómo es que tarda tanto tu almuerzo? Fue en ese momento cuando Artemis se dio cuenta del lío en el que se habían metido. Todo sucedió en una fracción de segundo. Spiro chasqueó los dedos y todos los clientes del restaurante En Fin sacaron un arma del inside de sus abrigos. l. a. anciana de ochenta años adquirió de pronto un aspecto mucho más amenazador con un revólver en su puño huesudo. Dos camareros armados surgieron de l. a. cocina blandiendo sendas ametralladoras. A Mayordomo ni siquiera le dio tiempo a tomar aliento. Spiro le dio los angeles vuelta al salero. –Jaque mate. He ganado l. a. partida, chavalín. Artemis purposeó concentrarse. Tenía que haber una salida, siempre l. a. había, pero no se le ocurría ninguna. Lo habían engañado, tal vez mortalmente. Ningún humano había logrado nunca burlar a Artemis chook, aunque lo cierto period que solo hacía falta que ocurriera una vez. –Ahora me iré –anunció Spiro, al tiempo que se metía el Cubo B en el bolsillo–, antes de que aparezca ese satélite y también esos otros, l. a. PES. Mmm… nunca había oído hablar de esa agencia, y en cuanto ponga este chisme en funcionamiento, van a desear no haber oído hablar nunca de mí. Ha sido un placer hacer negocios contigo. De camino a l. a. puerta, Spiro guiñó un ojo a su guardaespaldas. –Tienes seis minutos, Brutus. Un sueño hecho realidad, �eh? Tú serás el tipo que se cargó al gran Mayordomo. –A continuación se volvió hacia Artemis, incapaz de resistirse a lanzarle una última pulla–. Ah, por cierto, Artemis… �no es ese nombre de chica? –Y desapareció entre l. a. muchedumbre multicultural de turistas de l. a. calle valuable. l. a. anciana cerró los angeles puerta tras él y el sonido resonó en todo el restaurante. Artemis decidió tomar l. a. iniciativa. –Y ahora, señoras y caballeros –empezó a decir, tratando de evitar mirar a los cañones de aquellas armas–, estoy seguro de que podemos llegar a un acuerdo… –¡Silencio, Artemis! El cerebro de Artemis tardó varios segundos en procesar el hecho de que Mayordomo le había ordenado a él, Artemis, que guardase silencio. Y además, de una forma bastante impertinente. –¿Cómo dices? Mayordomo faucetó los angeles boca de su jefe con los angeles mano. –Silencio, Artemis. Esta gente son profesionales, no se negocia con ellos. Blunt giró los angeles cabeza e hizo crujir los tendones del cuello. –Tienes razón, Mayordomo. Estamos aquí para mataros. En cuanto el señor Spiro recibió los angeles llamada, empezamos a enviar gente aquí. No me puedo creer que cayeras en los angeles trampa, tío.

Download PDF sample

Rated 4.24 of 5 – based on 46 votes