By Peter Handke

Don Juan encuentra refugio en un albergue deshabitado, próximo a las ruinas del monasterio francés de Port-Royal-des-Champs. Durante su estancia de siete días le confiesa al único habitante de estos parajes, un cocinero desocupado y ávido lector, las peripecias vividas en las siete jornadas anteriores en compañía de un criado. Aventuras con diversas mujeres, unas complacientes, otras vengativas, mantenidas cada día en lugares variopintos: desde el Cáucaso a los Países Bajos, pasando por Oriente Próximo, el norte de África y Escandinavia. En Don Juan (Contado por él mismo) Peter Handke reinterpreta de forma novedosa a este clásico arquetipo del engaño y el libertinaje que llegó hasta nuestros días de l. a. mano de autores tan diversos como Tirso de Molina, Zorrilla, Molière o Mozart, entre otros. Nos esboza un Don Juan que fascina a las mujeres, sobre todo con su mirada, pero no es el seductor y libertino de antaño al que estamos acostumbrados. Es un Don Juan aislado, desorientado, atormentado por l. a. pérdida de su hijo, el único ser al que realmente amó. Es un hombre al que hasta l. a. presencia de las mujeres llega a inquietar y que, como un héroe moderno, no encuentra un sentido a los angeles vida. Únicamente los angeles pena y l. a. desesperanza lo acompañan y guían en su agitado deambular por el mundo, como una especie de fantasma que pasea su desesperación a través de los siglos, cargando con el sentimiento de l. a. muerte. Fiel a su divisa, Handke aprovecha las memorias de Don Juan como fuente de reflexión para ahondar en l. a. ambigüedad y las diferentes facetas que muestra el mundo genuine. Lo hace con su estilo abnormal, a través de retratos y descripciones pormenorizadas de personajes y objetos, especialmente de l. a. naturaleza, buscando el perfil más insólito y preciso, en una historia que, como l. a. de Don Juan, no tiene fin.

Show description

Preview of Don Juan: Contado por él mismo PDF

Similar Psychology books

Spent: Sex, Evolution, and Consumer Behavior

A number one evolutionary psychologist probes the subconscious instincts in the back of American client tradition Illuminating the hidden purposes for why we purchase what we do, Spent applies evolutionary psychology to the sensual wonderland of selling and perceived prestige that's American purchaser tradition. Geoffrey Miller begins with the idea that we buy issues to promote ourselves to others, after which examines different elements that dictate what we pay money for.

Diagnosis: Schizophrenia: A Comprehensive Resource for Consumers, Families, and Helping Professionals

During this publication, thirty-five younger, lately clinically determined sufferers discuss schizophrenia and the method of restoration, whereas experts remove darkness from the scientific technological know-how, psychoeducation, and healing wishes of these dealing with the disorder, in addition to entry to clinical advantages and neighborhood assets.

Nerve: Poise Under Pressure, Serenity Under Stress, and the Brave New Science of Fear and Cool

Nerves make us bomb activity interviews, first dates, and SATs. With a presentation looming at paintings, worry robs us of sleep for days. It paralyzes professional live performance musicians and freezes rookie law enforcement officials in tight events. And but now not all people cracks. squaddies maintain their heads in wrestle; firemen rush into burning constructions; unflappable trauma medical professionals juggle sufferer after sufferer.

Join the Club: How Peer Pressure Can Transform the World

"Empowering . . . sweepingly formidable . . . . Rosenberg's case reports are as diversified as they're interesting . . . a super booklet. " —Abraham Verghese, Newsweek A winner of the nationwide e-book Award and the Pulitzer Prize, Tina Rosenberg has spent her occupation tackling a number of the world’s toughest difficulties.

Extra resources for Don Juan: Contado por él mismo

Show sample text content

Y fuera, a través de las ventanas: �de repente esto period un cielo! Y una nieve tan limpia hacía una eternidad que él no los angeles había vivido. También el ruido del viento llegaba como un resplandor, a modo de acompañamiento del acordeón de dentro, de l. a. sala, el único instrumento que en aquel momento estaba tocando para los presentes, muy bajo, casi no se le oía, y no una canción renowned o una canción de moda, sino una melodía de los angeles Flauta Mágica, un aria de ópera en unas variaciones tocadas por un acordeón; algo tan íntimo, una vez más, hacía una eternidad que no había llegado a los oídos de Don Juan. Se tendieron l. a. mano el uno al otro; las dos manos, despidiéndose una dentro de los angeles otra, como para toda una vida. De un modo entusiástico se despidió él de ella: paraíso de los angeles despedida. Sin embargo, cuando se volvió hacia los angeles mujer, supo que ella no compartía su conformidad con el defecto y con los angeles privación. l. a. mirada de ella period una mirada de negra cólera, no hacia él en specific, sino en common; una cólera radical. Lo que acababa de ocurrir entre ellos no podía haber sido todo. No estaba permitido que esto fuera todo. El tiempo de ella, por lo que hacía a ella, a l. a. mujer, no había terminado en absoluto, no terminaría nunca. Y así él, Don Juan, supo también que en aquel momento tenía que marcharse, tenía que dejarla —sí, no quería huir, se rebelaba contra esto—, no tenía más remedio. Devuelta a su marido, que, por lo demás, ya desde lejos le devolvía l. a. mirada a él, como un amigo muy querido, de los angeles misma manera que también él, cuando al fin lo vio, tuvo un auténtico sentimiento de amistad; y ahora fuera, a salir de los angeles región. Y esto es lo que ocurrió luego. Sólo que l. a. fuga de Don Juan coincidió con l. a. de su criado. Y ésta, contrastando con lo que ocurría con los angeles suya, llamaba los angeles atención; ofrecía todo lo que los movimientos de una fuga tenían que ofrecer. Su propia fuga fue seguida sólo por l. a. mujer abandonada, sólo por los ojos de ésta, y más tarde a él, desde una distancia de millas ya, fuera de los angeles distancia �de un tiro», le pareció oír que sus dientes chirriaban, escupir y sobre todo suspirar. (Por una mujer, Don Juan, que normalmente estaba siempre lanzando sus suspiros, aún no había suspirado nunca; para empezar, ante ella esto no entraba en cuestión, en absoluto, no period lo adecuado; con ello hubiera rebajado a l. a. mujer, y a sí mismo. ) El criado, en cambio, huía ante los ojos de todos, y a él y a su señor, que estaba ya en el coche esperando, le persiguieron todos los asistentes a l. a. boda que de un modo o de otro podían moverse. Detrás del vehículo las piedras no caían sólo de un modo totalmente clásico en el polvo (sólo que de éste no se levantaban remolinos), sino que se formaba algo así como una persecución gremial (sólo que ésta luego, en l. a. frontera de los angeles comunidad rural, exactamente allí, se detuvo de repente, como si esta frontera, como las fronteras de los Estados Unidos, marcara también el fin de los angeles soberanía de persecución). En los angeles cara del criado, a los viejos arañazos se le habían añadido otros, que en parte siguieron sangrando aún durante un buen tiempo.

Download PDF sample

Rated 4.02 of 5 – based on 10 votes